04 diciembre 2016

Capitulo 104 "Buenas Nuevas"


No sé cómo hacían, pero las fans siempre, siempre, SIEMPRE, SI-EM-PRE, se enteraban de todo. Parecía que tenían radares en las orejas y poderes telepáticos porque no sólo se enteraban de todo al instante, sino que también en dos segundos se congregaban allí donde estuvieran sus amados Beatles.
La boda de John y Cris era súper precipitada y cualquiera diría que era imposible que se casaran porque ninguno de los dos era ciudadano norteamericano pero….John era un beatle. Y por lo tanto no había nada imposible para él. Aquello realmente me mareaba, John era el mismo chico que jamás hacia la tarea, se llevaba mil materias y andaba en bicicleta a contramano, pero en Estados Unidos, John era Dios. Y los demás también, incluido mi marido. Por lo tanto la boda se realizó con su posterior recepción en el mismo hotel en el que nos alojábamos.
–Siento esto, cariño. –pese a todo, John parecía apenado por no haberle podido dar una boda tranquila a Cris, y no una boda como la que tuvieron, llena de chicas gritando que amaban a John, lo cual no es muy gratificante para una novia.
–Ya basta, John. –se quejó ella, harta de escuchar la misma cantinela–Para mí fue genial. Creo que ni cuando se casó la reina hubo tanta gente.
De pronto, Brian echó a todos los periodistas y fotógrafos afuera y la fiesta, “de verdad”, comenzó. Paul no paraba de pedir aplausos para los novios y tampoco paraba de chupar como una esponja. Luego de un par de horas de baile y risas y más fotos, John se puso de pie. Todos esperaban que diera un discurso.
–Bueno, esta fiesta está muy buena pero es momento de que me vaya a consumar el matrimonio. Chau.
Se fueron sin decir nada mas y por supuesto que el resto seguimos festejando en nombre de ellos.
–No puedo creer que Paul todavía no haya aprendido a tomar. Miren cómo está de mal. –George se arrojó en el sofá en el que Richard y yo estábamos sentados.
–¿Es necesario sentarte en el medio de nosotros? –me quejé.
–Disculpe, señora Starkey, pero sí, es necesario. Quiero hablar con mi socio.
–¿Socio?
–George quiere comprar no sé qué conmigo. –Richard rodó los ojos.
–Rich no vayas a hacerle caso, te lo pido por favor.
–Tranquila amor, sólo dejaré que hable y hable. –se inclinó por arriba de George para darme un beso.
–Ayy ¿es necesario hacer esto? –se quejó él.
–No, pero molestarte nos entretiene.
Se escucharon gritos afuera y el jefe de seguridad se acercó a hablar con los que cuidaban la puerta. Escuchamos un “¡George!” y él se sobresaltó.
–Ahí están tus fans. –se rió Richard.
–No, no son fans…
George parecía transformado. En realidad, ya estaba transformado desde antes. Estaba más “apagado”. Si bien tenia su fama de tranquilo, no lo era en absoluto y siempre estaba riendo o habiendo bromas pesadas. Pero desde su pelea con Juliet cada día parecía más perdido en otra galaxia, y ese día precisamente, al ver a su amigo casándose, parecía aún más melancólico. Hasta ese instante, en le que se puso de pie y dudó entre correr o no hacia la puerta. Se escuchó otra vez su nombre y él decidió correr.
–Déjenla pasar. –ordenó.
Todos los que estábamos en la fiesta mirábamos sin comprender, hasta que la vimos. Despeinada, con las zapatillas sucias de tantos pisotones y con la ropa arrugada, estaba Juliet. Cuando lo vio se puso a llorar.
–No Ju, no llores…
George la abrazó y ella se separó.
–Perdón por aparecer así. Hace horas que intentaba llegar a esa puerta.
–No pidas perdón por eso. –dijo acariciándole una mejilla.
Al día siguiente éramos cuatro felices parejas atravesando el fenómeno que los periodistas arrastrados por muchachas habían llamado “Beatlemanía”.
El viaje continuó aunque de mucho no me enteré porque solo íbamos de una habitación a otra, sin ver mucho mundo, por lo tanto el regreso a Inglaterra era volver a casa, con su tranquilidad y su paz, aunque también estaba llena de locos. Ni bien llegamos nos encontramos con una tremenda noticia: George debería casarse con Juliet, sí o sí. ¿La razón? Sus padres no podían consentir que su hija se hubiera escapado, hubiera cruzado el océano arriba de un avión y hubiera pasado muchos días viajando con su novio famoso. Para Brian aquello era un dolor de cabeza, porque si otro beatle se le casaba podía perderse el interés, aunque eso yo lo veía imposible. Por el lado de George, la noticia no era mala, él tenia intenciones de casarse con Juliet, pero no tan rápido. El tema es que la boda comenzó a planearse, sería en Liverpool y habría una recepción en la casa de los padres de Juliet como para asegurarse que el novio no escapara.  Obviamente todo era secreto de Estado, para que no sucedieran inconvenientes con las fans.     
–¿Te diste cuenta de algo? –dijo Cris una tarde, mientras sostenía a Andrei.
–¿De qué?
–Juliet vendrá a vivir a Londres.
–¿Y con eso?
–No trabajará en mi cafetería.
–Te jodés por robármela. –le saqué la lengua.
–Ahora tendremos que hacer una especie de “casting” para elegir empleados. El tema es que todos vendrán sólo porque somos “las mujeres de”. Y yo quiero gente idónea en serio, no fans encubiertos.
–No tienen  porqué saber que seguimos siendo dueñas. Le puedo decir a Jonathan que haga las entrevistas. Él enseguida se da cuenta de cómo es la gente y nadie sabrá que “trabaja” para nosotras.
Me seguía doliendo dejar el negocio en Liverpool, pero no había opción. Lo bueno sería que en Londres tendría una librería enorme que estaría al lado de la cafetería, también enorme, que Cris ya estaba montando, y a cien metros del negocio de Félix, el enamorado de Jonathan. Todo estaba perfectamente solucionado, sólo faltaba saber si Juliet aceptaría trabajar para alguna de nosotras y estudiaría o se dedicaría a otra cosa. Pese a que todo parecía un cuento de hadas, seguía doliendo dejar aquellas raíces echadas en la ciudad que me vio renacer.
Lo mejor de todo era que el cambio de ciudad había beneficiado muchísimo a Jonathan. Si no fuera porque lo había visto con mis propios ojos, jamás hubiera creído que era el mismo chico que una noche encontré en una celda de la comisaría. Seguía tan simpático como siempre, pero mas desenvuelto, y gracias a Felix se vestía con una elegancia que hacía suspirar a todas las chicas que, pobres, no sabían que jamás tendrían una oportunidad con él. Vivía con Félix, para todo el mundo sólo eran amigos. Era demasiado peligroso que alguien supiera qué eran en realidad, así que vivían “al margen de la ley” como si fueran delincuentes. Me indignaba mucho, eran excelentes personas pero no se podía ir contra todo un sistema.
Jonathan entró al local de la librería, que yo controlaba que pintaran bien.
–¿Y mi ahijado? –fue lo primero que preguntó.
–Hola, ¿no? Está en casa de mis padres.
–Ah sí, hola. Vaya, me gusta ese color que elegiste. Mercy ya tengo tres personas para el puesto en Liverpool. Pero como “finalistas” creo que tendrías que entrevistarlos vos.
–¿Yo? No sé nada, me daría mucha lástima sólo elegir a uno.
–Ayy, está bien, lo elegiré yo. Cuando tenga tiempo.
Lo miré bien. Parecía algo disperso y con una sonrisita traviesa, que tenía cuando algo había para contar. Eso, sumado al “cuando tenga tiempo” daba como resultado un gran secreto o noticia.
–Ya, desembuchá. –pedí y él amplió aún mas su sonrisa.
–¿A que no sabés?
–No sé, por eso te pregunto.
–¡Entré en una agencia de actores!
Pestañeé. Jamás hubiera imaginado algo como eso.
–¿Perdón?
–¡Que entré en una agencia de…!
–Sí , escuché eso pero…¿actores? ¿Desde cuándo sos actor? Jamás supe que te gustaba eso.
–Mercy Wells, era un travesti. Un poco de actuación tenia que hacer.
–¡Shh! ¡Te pueden escuchar los pintores!
–Ay bueno. ¿Y? ¿Qué me decís?
–Bueno…¿felicitaciones?
–¿Podrías ser un poco mas efusiva? ¿O necesitás que te diga que ya tengo un papel para una película?
–¿Qué?
–Ajá. Tal cual como escuchaste. No seré protagonista, obvio. Pero seré el amigo del protagonista. Está ambientada en Buenos Aires en los años 30, seré como una especie de amigo de Gardel. Lo digo por el look que voy a llevar. Te vas a morir cuando me veas.
–¿Vos me estás diciendo en serio?
–¡Ay Mercy Wells, cuando te ponés tonta, te ponés tonta! ¡Que sí! ¡Que soy actor!
Se me cayó una lágrima y él rodó los ojos, fastidiado, y aún mas se fastidió cuando lo abracé y le llené la cara de besos.
*****************
Si de cine iba la cosa, todo estaba completo cuando Brian anunció que iban a grabar otra película. Esta vez, en varios lugares distintos. Jonathan leyó el guión y le pareció una revenda pavada, pero según Brian esa pavada haría millones y no tendrían que matarse mucho actuando.
–¿Y tenemos que ir a los Alpes? –Paul hizo una mueca.
–Y a las Bahamas.
Todos suspiraron fastidiados. Estaban con vacaciones, al fin habían terminado la gira y ahora debían moverse de acá para allá y encima aguantar rodajes deprimentes.
–Comenzarán el mes que viene. Tienen que hacerlo, están obligados por contrato.
–Odio los contratos. –se quejó John.
–Antes deberá ser mi boda. –dijo George.
–Sí, ya pensé eso. –Brian asintió.
–Pero necesito irme de luna de miel.
–Lo siento George, pero deberá ser después.
–¡Pero qué mierda esto!
–John…
–¡Es la verdad! Me gusta tocar, hacer música, no andar cumpliendo contratos de películas. Siento que estoy perdiendo la libertad.
–Y yo también. –dijo George.
–Lo siento chicos, pero las cosas son así. Piensen en su recompensa.
–No todo es dinero. –dijo Richard y todos lo miramos sorprendidos, ya que no había dicho una palabra en toda la reunión–Quiero pasar más tiempo en casa, tengo dos hijos y están creciendo demasiado rápido y eso que son sólo bebes.
–Entonces dejás, Ringo.
–Ey Brian, no le digas eso. –defendí.
–Es la verdad. –Brian se encogió de hombros  y todos suspiramos. A veces las cosas no podían ser divertidas del todo.
Esa misma noche, mientras tratábamos de dormirnos después de que los bebes estuvieran demasiado inquietos hasta que se calmaron, miré a Richard.
–Fue lindo lo que dijiste hoy.
–Si tan sólo hubiera servido de algo…
–Rich, ¿ya estás cansado de todo esto?
–A veces sí. Pero no tanto como para dejar. Me gusta estar en la banda, ellos son mis amigos. Pero hay mucha cosa externa que no tiene nada que ver. Y lo que dije es verdad, me gustaría pasar mas tiempo con vos, siento que si no estoy cerca tuyo me voy  perder. Vos sos como un cable a tierra.
Le sonreí y lo besé. Después de tanto tiempo, era lindo saber que le era útil a alguien, y que ese alguien me amaba y yo lo amaba, y que juntos podíamos enfrentar cosas como estas, sabiendo que podíamos apoyarnos el uno en el otro. El beso se profundizó, pero Andrei decidió que eso ya era demasiado y comenzó a llorar.
–Yo voy. –dijo él, impidiéndome que me levantara–Quiero pasar el máximo tiempo posible con ellos, incluso si tengo que aguantar sus llantos.
Me reí y me quedé mirando cómo mágicamente mi vida había cambiado.
*********************
Una inauguración era un completo despelote. Pero dos, dos eran el Big Bang. No sé porqué se nos había ocurrido con Cris semejante idea estrafalaria: inaugurar las dos a la vez. Era obvio que nos volveríamos locas, pero a la vista estaba que la cosa funcionaba. Ambos locales estaban llenos de gente y de noteros de diarios y revistas, comentando la idea original: una cafetería en la que se podían leer los libros que vendían al lado, o una librería en la que se podía tomar el café que vendían al lado. La cosa era novedosa, y vimos que estábamos teniendo muchas ventas. Jonathan,  el ahora nuevo actor, estaba practicando su lado más comerciante y engatusaba a todos con su simpatía, por lo tanto se vendía mucho más. Pese a que tratamos de que no se supiera, el rumor se había extendido y todos sabían que el café era ”de la mujer de Lennon” y la librería “de la mujer de Ringo”. Aquello no nos gustaba mucho, queríamos ser valoradas por nuestra idea, no por nuestras libretas de matrimonio, pero no podíamos escapar de eso.
Cuando todo el tumulto de gente se fue disipando y sólo quedaban unas pocas personas y el anuncio de que pronto cerraríamos, nos sentamos una frente a la otra, para tomarnos un merecido café.
–Esto fue una locura. –dije sonriendo.
–Y lo seguirá siendo. Ahora que ya hay poca gente y todo esto pasó, quiero contarte algo.
La miré levantando una ceja. Había sonado seria, pero tenia esa chispa traviesa en sus ojos.
–¿Qué te pasó?
–A mi, nada. Bueno, sí.
–No entiendo.
–Bueno…digamos que estoy…ligeramente embarazada.
Abrí la boca y levanté los brazos, volcándome el café encima. Ella soltó una carcajada y me sacudí apenas la ropa, importándome más bien poco después de escuchar semejante noticia.
–¡Eso es genial! ¿O no?
–¡Claro que lo es! No pensé que iba a ser tan rápido pero...¡así fue!
Le di un gran abrazo,  pensando en cómo seguían sucediéndonos cosas buenas.
*************
Cuando llegamos a Liverpool, supimos que no podríamos estar allí mucho tiempo. De alguna manera, los fans se habían enterado de la boda de George. Así que era imposible asomar la nariz a una ventana. Aún así, Juliet estaba entusiasmada y se la veía radiante.
–¿Cómo te sentís? –le preguntó Grace, acomodando su velo.
–Feliz. Nerviosa. Asustada. Y muchas cosas más que no sé cómo explicar. –rió–Creo que las fans me descuartizarán.
–No. Eso le pasará a Grace, cuando se case con el último soltero. –dije y ella rió aún mas. Grace se puso colorada pero no dijo nada.
–No creo que haga falta más maquillaje. –Cris la tomó de la barbilla y la miró bien–No, te ves bien así, natural. Si te pintás más, quedarás artificial. ¿Y bien? ¿Ya estás?
Juliet asintió y la dejamos sola con su madre, que quería hablar con ella antes de salir hacia la iglesia.
Allí me senté junto a Richard, los bebés y mis padres y sus padres. Para todos era un gran acontecimiento que el pequeño George se casara con la pequeña Juliet. Los dos eran conocidos por todo el mundo desde que habían nacido, así que no era de extrañar que la noticia se hubiera difundido por todos lados cuando eran una pareja muy querida en la ciudad.
–George no puede mas de los nervios. –dijo Richard en mi oído.
–Y, con los suegros que va a tener, yo estaría igual.
–No seas mala. –rió.
–Es la verdad. Por suerte mis suegros son un amor. –me incliné y miré a Elsie. Ella me sonrió y sonrió a Louise, que estaba despierta en mis brazos, mirando todo con curiosidad.
Al fin la música sonó y nos pusimos de pie para ver a Juliet. Su madre (oh, su madre) no le había permitido casarse de blanco así que estaba de color rosado, que le quedaba incluso mejor que cualquier vestido blanco. A lo lejos vi a Felix, orgulloso de su creación.
Una vez que se casaron, todos fuimos hacia la casa de los padres de Juliet, sabiendo que no habría fiesta estrafalaria como la de John y Cris, pero aún así, fue una hermosa recepción. Cuando todo estaba acabando, Brian se acercó a nosotros.
–Pasado mañana debemos salir rumbo a los Alpes.
–¿Qué? ¡Pero si era en un mes! –reclamó John.
–Hubo un cambio de planes.
Suspiramos, y miré a Cris. Como estaba recién embarazada, no era conveniente que viajara en avión, así que debería quedarse. Decidí hacer lo mismo, no quería dejar a los bebes otra vez al cuidado de mis padres, ni tampoco llevarlos a que se congelaran de frio.
–No es necesario que te quedes. –dijo ella con algo de tristeza. –Será mejor que vayas, así le hacés compañía a Juliet.
–Juliet no necesitará la compañía de ninguna de nosotras–reí.–Me quedaré. Cuando viajen al Caribe, nos unimos a ellos.
–A mi esa idea me parece perfecta. –dijo John, guiñándome un ojo–Quiero que estés conmigo en el Caribe.
–¿Qué estas planeando? –le pregunté.
–Cosas…
–Creo que ya es hora de irnos. –Rich se acercó a nosotros, visiblemente ofuscado. La alegría de ver su amigo casándose se había esfumado.–Mamá pregunta si puede tener a los nenes esta noche. Ya sabes, los ve poco…
–Claro, Rich, me parece una idea estupenda. Y no te pongas triste, sólo serán unos días esquiando y luego te veré otra vez.

Le di un beso y nos despedimos de todos.  


************************
No tengo cara para volver acá después de un millón de años, pero tampoco tengo cara como para dejar esto inconcluso. Sé que ya nadie me leerá (y hacen bien) excepto Cris (HOOOLAAA CRIIIIS) de todos modos informo que quedan dos capitulos, que trataré de postear antes de que acabe el año. 
Saludos y nos leemos. 

4 comentarios:

  1. Toc, toc.
    Hola, señora, ¿cómo llevamos la tarde? Bien? Ah, no vea usted cómo me alegro. Verá, usted no me conoce, pero yo venía aquí por una noble causa. Es que quería yo a hablarle del regreso de la redentora de los fanfics, ¿sabe? ¿Cómo? ¿Que no sabe qué es un fanfic? Pues vaya por Dios… Bueno, nunca es tarde si la dicha es buena, así que si usted, haciendo ejercicio de su libre albedrío quisiera entrar a este blog que le apunto, podría leerlo e iniciarse en el mundillo. Que total, no pierde usted nada por hacerse intelectual de los fics, la verdad. Exacto, ese mismo es: ringostarr2011.

    Toc, toc.
    Hola señora, que venía yo a hablarle del regreso de la redentora de los fics, la verdadera mesías del fandom beatle. ¿Cómo? Que usted es más de los Rolling? Pues vaya… De todos modos entre aquí en este blog y comprobará con sus propios ojos que la elegida ha regresado.

    Toc, toc.
    Hola, señora. ¿Ringo “estar”? Ay, por Dios, no me mire usted con esa cara, ya sé que aquí no vive ningún Ringo. Es que yo sólo venia a anunciarle que María, la redentora de los fics, ha regresado. Y eso, sepa usted, que es motivo de alegría…

    AY POR DIOS! No veas lo que cansa ir casa por casa anunciando de nuevo tu regreso! Porque nenaaaaaaaaa!!!! SOY FELIZ POR TU VUELTAAAAAAAAAAA Y NECESITO ANUNCIARLOOOOOOOOOOOOOO! Y no, no me conformo con que sólo quede yo por aquí, que no, que por aquí quedan más personas que estábamos llorando tu ausencia, solas, desesperadas, sin sentido en nuestras míseras existencias sin tener la luz que nos dan el faro de tus historias, sin ver el camino que nos marcan… Y bueno, pese a que quizá me esté pasando un pelín con las metáforas, la verdad es que este capi es LA LECHEEEEEE!!!! O sea, a ver, ahora dime cómo he podido aguantar tantos meses sin leer esto. Aún no lo sé, deberían sacarme en uno de los capítulos del programa ese de El Último Superviviente, jajajaja. Joer, la verdad es que hasta que no lo he leído no me he dado cuenta de lo que te echaba de menos, leñe. Vamos, que volver a leer qué había de nuevo con Mercy y su cuadrilla ha supuesto una vuelta muy agradable a un montón de cosas, de veras que no sé cómo explicarlo bien… La verdad que muy bien todo, como has visto, hasta que me has recordado que sólo quedan dos capis. A ver, ¿había necesidad de eso? O sea, que en medio del subidón que tenía por leerte me recuerdas que pronto se acaba??? BUAAAAAAAAAHHHH. Dadme pañuelos, a montones. Mejor, pasadme esa sábana de ahí porque creo yo que el llanto va a ser más bien largo. BUAAAAAAAAAAAAAAHHHH!!!! Que vale, que sé que todo lo que empieza ha de terminar, pero… ay, esto a mí me va a costar una enfermedad. Eres consciente que si acabas tus fics Beatles yo habré acabado de leer fics Beatles? Viste? Te estoy haciendo chantaje emocional, pero es verdad verdadera. Snif, snif. Siempre nos quedará la relectura, pero… Bueno, no quiero adelantar acontecimientos, que aún me quedan dos capis para saborear y disfrutar. Y QUIERO QUE CONSTE QUE ME LOS VOY A SABOREAR Y A DISFRUTAR MÁS QUE NUNCA!

    ResponderEliminar
  2. Y bueno, creo que ya va siendo ahora de dejar de lado los preliminares y pasar a la acción (uy, eso ha sonado mucho más que mal, jajajajaja, para que no malpienses aclararé que la “acción” es pasar a comentar tu capi parte a parte, como me gusta a mí, jajajaja). Y para empezar he de decir que jódete, Sherlock Holmes. Sí, empiezo con esta frase, ves hasta dónde llega mi demencia? Jajajaja. Pero es verdad, leñe, que al lado de las fans de los chicos, el bueno de Sherlock, por listo y observador que sea, se queda en un jodido aficionado. Ie, pero cómo se enteran estas chicas de todo? Acaso han raptado a nuestros chicos y les han insertado chips con cámaras y micros incluidos en sus cerebros? De verdad, que me lo imagino así: ellos siendo raptados y anestesiados, operados para insertarles chips localizadores y cámaras que transmitan en directo lo que hacen y dicen, y, a posteriori, a un nutrido grupo de fans locas y psicóticas en una sala de control llena de teles mirando y apuntando las 24 horas cada movimiento que hacen. “Mary Sue, apunta: Paul va un poquitín estreñido, quizá necesite ir a comprar un laxante. ¡Rápido! Enviemos a nuestra gente para que tenga vigiladas todas las farmacias en un radio de tres km del hotel donde se alojan!” Y así, con todo. La verdad es que resulta un poco desconcertante que lo vean todo, todo, pero… jajajajaja.
    Pero què más dan las cámaras y la vigilancia de las fans cuando yo soy feliz y lo único que tengo ganas es de gritar???? AAAAAAAAAAAAHHHHHHHH!!!! Me he casado!!! ME HE CASADO CON EL XIC!!!! MUEROOOOOOOOO!!!! CON EL XIIIIIIIICCCCC!!! Vale, que sí, que ya estaba con él, que tenemos un hijo en común (y en este punto que conste que estoy haciendo un verdadero esfuerzo por no abrir ahora el tema de los hijos, jajajaja), pero no me negarás que le temita de la boda pues emociona bastante. Ay, ahora ya soy la señora Lennon… MUEROOOOOOO!!! Vale, dejo de morirme ya que al final me va a dar un pasmo de verdad, jajaja. Pero… es que se puede una resistir a la dulzura de John medio disculpándose por no haber podido conseguir una boda tranquilita? Si es que con la ternura que inspira, que mira lo bonico qué es, ya es que me lo comería a besazos allí mismo, que lo que me extraña es que no haya sido Cris la que haya dicho después de eso “Me voy a consumar mi matrimonio, chau”, jajajajaja. Me sorprendo de mi autocontrol, en serio, jajajaja. Bueno, a ver, que no todo ha sido boda, que también ha habido en la misma noche otra buena nueva, que es la llegada de Juliet. De verdad, esta chica es redulce también. Fíjate, venirse de UK a EEUU para estar con su George saltándose olímpicamente las reglas (absurdas, vamos) de sus señores y tradicionales padres. Me encanta! Vive l’amour! Jajajaja. Además, que la aventurilla le ha servido para acelerar las cosas, que está muy bien, porque con los padres tan estrictos que tiene, más vale que se case con el buenazo de George cuanto antes y que alce el vuelo haciendo lo que le dé la gana a su lado, ¿no? Así que… OTRA BODA!!! Me ha encantado que nuestros peques Juliet y George (me sacarán un ojo por decirles “peques”, pero me da igual, jajaja) se casen, qué bonico todo, aunque los padres de ella sean unos rancios (meterse hasta en el color del vestido por la pureza, ainsh!). Lo dicho, aquí hay mucho amor y yo creo que me voy a derretir! Jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. La mierda, porque es una soberana mierda, no nos vayamos a engañar, es que las bodas, el amor y todo eso tan bonito siempre queda empañado por la maldita agenda de los chicos. Sabes? Hace poco han sacado una agenda que se llama “La Puta Agenda” para apuntar allí todas las putas cosas que has de hacer. Está a la venta en algunas librerías, así que le voy a proponer a mi gran amiga Mercy que la ponga a la venta en su recién inaugurada librería (que ahora hablaré de eso, jejejeje) y que se la regale a los chicos, una para cada uno, con su lacito y todo. Así, cada vez que vaya Brian diciéndoles que han de hacer alguna puta cosa que a ellos no les hace ni puta gracia tener que hacer, como la puta película, pues lo pueden apuntar con letritas de colores en su Puta Agenda. No me vas a negar que no sería una genialidad… xD Bueno, no voy a montar en cólera porque después yo con Help! me río lo que no está escrito, pero vamos, reconozco que no deja de ser un rollo que justo en su ratito libre hayan de ir a rodar. Pobres chicos, de verdad, me dan lástima. Cuando miras sus día a día, que ya sabes que hay muchos hechos, la verdad es que te entra el agobio sólo de leerlo, que dices ¿cómo pudieron hacer todo esto y no morir en el intento? En fin, han llegado a la cima, han materializado su sueño, pero todo tiene su cara A y su cara B, y a más bonita la cara A, más grande es también la cara B… Cosas de ser un Beatle, qué se le va a hacer. De momento a George ya le han arruinado la luna de miel y al pobre de Richard ya le han chafado los planes de estar un tiempo más con sus gemelos (este Richard, please no me pegues que sólo lo veo como amigo, que yo con mi matrimonio ya tengo bastante, es la ternura con patas personificada, jejeje).
    Y bueno, sigamos con las novedades, porque parece que aquí de novedades tenemos a montones… Empecemos por una muy buena: los negocios van a full en Londres! Pedazo de inauguración, aunque sí, me da a mí que muchos han ido porque se han enterado de con quiénes están casadas las dueñas de los negocios… Pero chica! Sabes qué te digo? Que si vienen y se toman un café y compran un libro, es dinero para nuestra saca! Jajajajaja. Oye, que por cierto, me encanta el concepto de negocio, eso de cafetería/librería todo en uno… Hay una así en Valencia (el Kafkafé –el nombre es lo más-) que me encanta y que siempre he querido copiar, jajajajaja. Aunque vale, negocio flamante y nuevo, pero parece que nos quedamos sin los empleados estrella… Aunque nos quedamos sin ellos por buenas causas y en ese caso no nos podemos picar ni nada por el estilo! Mi Jonathan actor! Con lo que lo quiero yo! Me encanta verlo así de feliz, y ahora parece que, aparte de pareja va a conseguir un trabajo vocacional para el que estoy segura estará muy a la altura. Jonathan! Invítanos a la premiere de la peli, por favoooor! Jajajaja.

    ResponderEliminar
  4. Y bueno, estábamos hablando de la inauguración, no? Y después del jaleo de la inauguración toca el momento de las confesiones de parte de Cris hacia Mercy y… AAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH!!!! Vuelvo a morir!!!!! Otra vez embarazada! Auch, pero que amor! Al menos esta vez la noticia no ha caído como un jarro de agua fría y es motivo de súper alegría, aunque hayamos de reconocer que vaya conejos estamos hechos, juaaaassss. Mi Jack va a tener compañía para romperlo todo! Bien!!!! Prepárate, mundo. Hay dos mezclas entre John y Cris que van a estar sueltos por ahí, muajajaja. Además, contarán con la ayuda de los siempre geniales mellizos Starkey. Vamos, que a partir de ahora habrá que salir con casco de casa, jajajaja. Nah, en serio, he de decirlo: muero, muero, muero de ternura! Niños al mundo! Jajajaja
    Ah, y por último, John, te lo advierto, a ver qué vas a estar tramando para el Caribe que miedo me das, y aunque Cris esté embarazada igual una colleja bien grande te puede dar igual, eh? Jajajajajaja
    En fin, nena, que por aquí ya va siendo hora de ir despidiéndose. Me da mucha cosa escribir eso de “hasta el próximo” porque queda muy poco, pero es lo que hay… Joer, la verdad es que es una putada no saber si quieres que llegue el próximo capítulo o no porque por una parte te mueres de curiosidad de saber qué pasará al final y, por la otra, no quieres que llegue lo que queda porque eso significa que se acaba lo bueno después de ese apoteosis… En fin, que como me da cosa escribir eso, casi mejor te escribo otra cosa, así que… Adiós preciosa mía! TE HE ECHADO TREMENDÍSIMAMENTE DE MENOS, SO GENIA!
    Bye, bye! :)

    ResponderEliminar